#VidaRobles / La poda. Marzo 2017


La poda de formación.

El nuevo viñedo de uva ecológica de la variedad Verdejo empieza a asomar tímidamente bajo la tierra. Es el nuevo viñedo de los amadrinados del programa #VidaRobles en el que
asignamos, a quien lo solicita, una vid de este viñedo junto a la bodega A partir de entonces, te informaremos en detalle de las distintas etapas que atraviese tu vid: La poda en invierno, la brotación en primavera, la cosecha en verano y el agostamiento en otoño. También podrás venir a visitarla cuando quieras y podrás asistir a los encuentros que organizamos periódicamente: la poda, el despunte, la vendimia y la llegada del vino nuevo.

El próximo 12 de marzo te esperamos en la Poda y migas de convivencia que realizaremos en Bodegas Robles.

La vid es una planta trepadora, cuyas ramas (que llamamos sarmientos), pueden alcanzar hasta 30 metros de longitud. El objetivo de la poda consiste en reducir el número y la longitud de los sarmientos para que la vid produzca menos racimos, pero de más grosor y más calidad. La poda alarga la vida de la vid y asegura la cosecha de un año para otro.

La poda se hace en pleno invierno cuando las viñas están prácticamente dormidas, en reposo, aprovechando que la planta se encuentra hibernando y ha bajado la circulación de la savia. En ese momento se puede despojar a la vid de las ramas sobrantes sin temor a que “sangre”.

Los primeros años de vida de la cepa se realiza la denominada “poda de formación”, hasta conseguir que la cepa haya adquirido el porte y aspecto deseado. La poda de formación presenta como gran inconveniente que hace que se retrase la cosecha de la vid, lo que se compensa con una vida más larga y de más calidad.

En marzo hemos podado a dos yemas nuestro nuevo viñedo ecológico de uva verdejo. El objetivo es reforzar el tronco para que en primavera aumente significativamente el grosor y vigor del mismo. Con esta poda hemos retrasado un año su cosecha, pero conseguimos aumentar la raíz de la planta y su vigor para posteriores años.

Para crecer con fuerza, hay que cuidar las raíces.

Nuestro viñedo está podado en espaldera a dos brazos (excepto las vides del comienzo de cada calle que están podadas a un brazo) y cada brazo está compuesto por nudos (madera vieja), de los cuales prenden los sarmientos (madera de un año), y estos serán los que cortemos en la poda.

El corte se realizará entre el segundo y tercer nudo, donde se encuentran dos yemas (yema principal y yema auxiliar).

Nuestra poda es a dos yemas, y la función de la yema auxiliar es preservar la cosecha en caso de que la yema principal no brote por causas climatológicas (heladas, pedrisco etc).

Compartir: Facebook Twitter Pinterest Google Plus Email

Related Posts